Los saltos mortales en la cama no siempre salen bien. De poco no se rompe la tele.