Los japoneses tienen una extraña tradición, comer shushi sobre el cuerpo de mujeres desnudas.