Unos cocineros ingleses ofrecen en su restaurante espárragos transformados en polvo (muy parecidos a la cocaina). Y no contentos con ello, los presentan a sus clientes en forma de rayas, cortadas sobre espejos, para ser esnifadas con un tubo de diseño.

Ver noticia completa