Nuestros delicados juguetes sexuales pierden encanto cuando los vemos así.