Iba por un callejón oscuro y apareció un ladrón.
-¡El dinero o la vida!
Le dije:
-Estoy casado, tío. ¿Qué dinero?, ¿Qué vida?
Y nos abrazamos y lloramos juntos. 
¡Fue bonito!

Comments

comments